martes, 4 de octubre de 2011

Las Fases del ciclo Lunar Femenino

Durante el ciclo lunar femenino ocurren una serie de cambios a nivel físico, emocional y espiritual y ocurre en las fases: pre- ovulatoria, ovulatoria, premenstrual y menstrual. Al interior de los ovarios poseemos una s células llamadas folículos que contienen los óvulos o huevos inmaduros. En l los días 14 y 16 este folículo se abre y libera el óvulo, esto produce ciertos síntomas físicos que incluyen<: dolor en la zona pélvica, sangrado a mitad del ciclo, incremento en el tamaño o sensibilidad de los pechos o ansiedad por ciertos alimentos. Después de la ovulación el folículo se transforma en el cuerpo lúteo que produce progesterona y estrógeno que preparan las paredes del útero para la fertilización y si esta no ocurre el cuerpo lúteo degenera en forma gradual y los niveles de las hormonas disminuyen, esta es la fase pre menstrual. Luego, el tejido que recubre la parte interior del útero comienza a desintegrarse y así da comienzo al flujo menstrual.

Cada mujer se ve afectada de forma diferente durante este ciclo desde todos sus planos, su sexualidad, emociones, espiritualidad y niveles de conciencia, debido a que somos una unidad Mente-cuerpo.

Para acercarnos a estos cambios de energías y aumentar nuestra percepción y auto-conciencia es importante utilizar la herramienta del diagrama lunar y tener en cuenta los siguientes aspectos para escribirlos en un diario:

· Nivel de energía: Dinámico, sociable, bajo, nulo

· Emociones: Tranquilidad, armonía, enfado, irritabilidad, afecto, animosidad, instintos maternales, intuición, facultades psíquicas.

· Sexualidad: Activa, pasiva, erótica, sensual, exigente, agresiva, nula, cariñosa, protectora, lujuriosa.

· Sueños: Contenidos de relaciones sexuales, interacción con hombres y mujeres, aparición de colores intensos, animales, de índole menstrual y mágico, proféticos o psíquicos y recurrentes.

· Manifestación externa: Creatividad, actividades deportivas, confianza, capacidad organizativa, concentración, facultad para afrontar diferentes situaciones, formas de vestir…

El diagrama lunar es una herramienta de auto conocimiento que permite registrar la expresión externa del ciclo y las características y formas de expresión en cada mujer. El ciclo menstrual es muy sensible a factores externos como el estrés, el uso de medicamentos, las enfermedades, los cambios bruscos de peso, situaciones emocionales, etc.

A partir de esto comenzarás a darte cuenta de ciertos patrones en ti:

La fase de la virgen:

Aspecto físico: (pre-ovulatoria)

Arquetipos: Virgen, doncella.

Luna: Creciente

Energías: Generativas, dinámicas e inspiradoras, decisiones, independencia, vitalidad. Ascenso hacia la claridad del aspecto exterior de la naturaleza femenina.

Estas energías tienen lugar debido a que cada mujer se libera de su ciclo pro creativo centrándose entonces en su propio ser. Llega de una fase de limpieza como un recipiente vacío libre de cargas, liviana, con confianza en sí misma, sociable y se siente capaz de afrontar las situaciones de la vida cotidiana, es ambiciosa y tiene un gran poder de concentración, puede prosperar en su trabajo, además es un momento idóneo para encarar nuevos proyectos. Con su fresca y renovada sexualidad esta fase se convierte en un período de diversión y júbilo para ella, hasta el punto de que su aspecto externo expresa el entusiasmo que siente por el mundo y sus ansias de vivirlo intensamente

Fase de la madre:

Aspecto físico: Ovulación

Arquetipos: Madre, emperatriz.

Luna: Llena

Energías: fuerza, creatividad, altruismo, solidaridad. Nivela la expresión externa de la energía con la expresión interna del amor.

En esta fase la mujer es radiante, aunque de una forma diferente a la virgen. Aquí comienza a conectarse con su capacidad de dar, y comienza a perder interés por ella misma para entregar sus dones a quienes la rodean. Se vuelve protectora, irradia amor y armonía, su sexualidad se manifiesta como una experiencia de amor profundo que desea compartir. Asume sus responsabilidades, nutre, y da vida a nuevos proyectos e ideas y también de sustentar los que ya existen. Su energía es muy potente y atrae a los demás como si fuera un imán, acudirán a ella en busca de ayuda y apoyo. Se caracteriza también por la madurez, sentimientos de justicia, se conecta con su sabiduría ancestral, es receptiva, pasiva, fértil y reflexiva.

Fase de la hechicera:

Aspecto físico: Fase pre menstrual

Arquetipos: Hechicera, vampiresa, sacerdotisa.

Luna: Menguante

Energías: Magia, sexualidad, creatividad, conciencia, energías destructivas. La creatividad que queda al no engendrar un hijo se materializa en el mundo exterior. Comienza a “descender” hacia el mundo interior.

Comienza a tomar conciencia de su interioridad, su sexualidad se hace más poderosa y se percata de su propio encanto, su magia y poder, y el efecto que estos atributos ueden tener sobre los hombres. Al finalizar esta fase es posible que comience a sentirse intolerante a lo mundano y superficial y disminuya su concentración pero por otro lado comienza a crecer su percepción, intuición y capacidad de soñar.

Fase de la Bruja:

Aspecto físico: Fase de sangrado

Arquetipos: Bruja.

Luna: Nueva

Energías: Centrada en el mundo espiritual, introvertida, ideas, fantasías, intuición, se exacerba la percepción. Equilibra la calma del mundo interior con la gestación de un nuevo ciclo. En esta fase se realiza una limpieza sagrada muy importante a nivel físico y energético de las vivencias del mes.

La conciencia alcanza su nivel más profundo, y dejan de buscar la expresión externa. Presenta una mayor interacción con los sueños, se siente parte de la naturaleza y percibe intuitivamente su esencia. Está en total introspección, está mas cerca del inconsciente, del dormir y soñar, expresar la magia con delicadeza y frenar el ritmo de vida, el la oportunidad e buscar solución a los conflictos y preguntas y aprender a aceptar el pasado y la incertidumbre del futuro. Se abre los instintos más primitivos y su sexualidad está apta para convertirse en espiritualidad y elevarse a planos sutiles.

El límite y el paso de una fase a otra no es rígido ni calculable y varía de mes en mes, cada una de las fases se funde de forma natural con la siguiente gracias al flujo de energías que caracteriza al ciclo menstrual. Cada una de las fases dura 6 días aproximadamente y en cada una de ellas existe luz y oscuridad. A medida que seamos mas consientes de estas energías podremos potencializarlas al máximo, respetar nuestros ritmos y vivir en armonía con nuestra naturaleza.

Tomado del libro “luna Roja: Los dones del ciclo menstrual”. Ed. Gaia, España. 1999. Miranda Gray.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada